LATEST NEWS:
(Yezmene Fullilove/The Collegian)

Pedagogas hablan sobre los retos de la diversificación del currículum

Cuatro mujeres se reunieron en Fresno State para hablar de los retos que enfrentan en su intento en lograr que el campo académico sea más diverso.

El discurso del panel, titulado “Our place on the shelf: A Cross-Disciplinary Discussion on Chicanx/Latinx Youth Literature”, les proveyó a las panelistas la oportunidad de dar su conocimiento de los retos que impiden la diversificación en el campo académico.

Este discurso tomó lugar el 14 de marzo con el apoyo de la organizadora del evento Jennifer Crow del Arne Nixon Center for the Study of Children’s Literature.

Las panelistas incluyeron a Guadalupe García McCall, una artista en residencia; Laura Alamillo, quien trabaja en alfabetización, temprana, bilingüe y educación especial; Cristina Herrera, del departamento de estudios latinoamericanos y de chicanos; y Larissa Mercado-López, del programa de Estudios de la mujer.

Mercado-López dijo, durante el discurso, que a veces se le reta cuando sus estudiantes preguntan que cuándo van a aprender la “verdadera literatura americana”.

Mercado-López dijo que novelas como “What night brings” de la autora Carla Trujillo “profundiza la experiencia educativa de [sus estudiantes] sobre ‘queerness and queer identity’ mientras se cruza con otras identidades de género, raza y etnia. Tener estas voces [las novelas] en el aula ha sido enriquecedor”.

García McCall, quien, por 28 años, ha enseñado en Texas, dijo que siempre le ha costado incorporar en su currículum los libros de Chicanx/Latinx con los cuales más se identifican sus estudiantes. En su escuela, la demográfica es 95 por ciento de ascendencia mexicana. Ella dijo que hay libros que ella hubiera preferido elegir para sus estudiantes.

García McCall ha publicado novelas, las cuales han recibido premios dentro del campo de la literatura, para adolescentes. Las novelas incluyen “Under the Mesquite” y “Summer of the Mariposas”. Su último libro, “Shame the Stars”, combina un cuento de amor con sucesos históricos que ocurrieron durante los tiempos de la Revolución mexicana, sucesos como el linchamiento de personas de ascendencia mexicana.

“Literatura Chicanx para niños es más que ventanas y puertas; es una comida, una necesidad, porque energiza al cuerpo y alimenta el alma de nuestros estudiantes”, dijo García McCall.

Por primera vez, el semestre anterior, Herrera incorporó la novela “Under the Mesquite” en su currículum.

“Les encantó a mis estudiantes, y varios de ellos lloraron. Lloraron por la narración – porque es muy bella – pero también lloraron de frustración”, dijo Herrera. “Ellos [los estudiantes] dijeron, ‘profesora, ¿por qué no vi esto en la preparatoria? Siento como si tuviera mucho por hacer. Necesito ponerme al día. Me siento como si me he quedado atrás. ¿Por qué se me ha ocultado esto?’”, ella dijo.

Herrera cree que muchos estudiantes no han sido expuestos a la literatura Chicanx/Latinx.

“Más que nada, los estudiantes se dan cuenta que si no leen textos que se relacionan con ellos, ellos mismos llegan a percibir como si sus vidas e historias no importan”, ella dijo. “Ese es un asunto que necesitamos enfrentar”.